PRESENTACIÓN DEL CATÁLOGO LA NATURALEZA HERIDA: MANUEL GONZÁLEZ SERRANO

En la pasada XXXVI Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería, en el salón de la Academia de la Ingeniería, tuvo lugar la presentación del libro de arte La naturaleza herida: Manuel González Serrano, coeditado por el Conaculta, el INBA y el Museo Mural Diego Rivera, y comentado durante la presentación por Teresa del Conde, María Estela Duarte, Luis Rius Caso y María Helena González, sobrina del pintor y curadora de la exposición que se ha presentado en el Museo Mural Diego Rivera, en la Ciudad de México, y en el Centro Cultural Jardín Borda, en Cuernavaca.

En su momento, cada uno de los presentadores, mediante la moderación de Julio Trujillo, expusieron al público las experiencias que haber participado, ya sea en la exposición o en la publicación, les dejó al permitirles acercarse a la obra del enigmático pintor jalisciense (1917-1960), cuya breve y prolífica vida estuvo marcada por episodios de locura que se reflejan en su obra.

Así, mientras que María Estela Duarte habló del arduo trabajo de investigación y el fascinante mundo en el que se sumergió al revisar los archivos del pintor, Luis Rius destacó la gran aportación que la muestra que se presentó en el Museo Mural Diego Rivera, bajo su dirección, hace a la Escuela Mexicana de Arte y Julio Trujillo encomió la edición tripartita, producto derivado de tan magnífica muestra.

Por su parte, Teresa del Conde, congratulando a María Helena González por ser la artífice de tan notable exposición y exhortándola a continuar tan noble y notable investigación, tejió su discurso a partir de la perspectiva psicológica, en relación con la disociación que presentan los elementos de la pintura de González Serrano, y afirmó que el pintor era, en toda la extensión de la palabra, un artista surrealista que, en caso de que André Breton hubiera conocido su obra –como conoció la de Frida Kahlo–, lo habría incluido sin ninguna duda –como incluyó la de ella– en las huestes surrealistas.

A su vez, María Helena González ofreció al público una enriquecedora disertación acerca de la riqueza del universo pictórico de Manuel González Serrano, poblado de frutos, flores, plantas, troncos y aves, que representan, en muchas de las pinturas, escenas sexuales entre los elementos antropomórficos de estos reinos. Asimismo, destacó el tono melancólico y poético predominante en la obra del pintor jalisciense y la gran aportación que ésta hace al arte mexicano. Todo esto ocurrió mientras que el público disfrutaba de una proyección de las obras de las que iba hablando la crítica de arte, como Cornucopia de rosasFecundaciónLa chirimoyaBodegón con frutas, etc.

La presentación concluyó, luego del anuncio de que esta investigación continúa y de que muy probablemente la exposición itinerará próximamente a Florencia, Italia, entre el merecido homenaje que el público rindió de pie a la maestra María Helena González.