PRESENTACION DEL LIBRO VALORES Y COLORES

 Fundación Noval para el fomento de la cultura y las artes, apoya la consolidación de las actividades artísticas y culturales de la Casa de Cultura de Atlacholoaya, en la comunidad de indígenas migrantes del pueblo de Atlacholoaya, municipio de Xochitepec Morelos, a través de la publicación del libro Voces y colores de Atlacholoaya, resultado del  taller de arte, impartido a niños y adolescentes del lugar, quienes desplegaron la potencialidad expresiva de las palabras y los colores y, a través de estos elementos, se transformaron a sí mismos y transformaron creativamente su entorno.

A lo largo de las páginas de este librito – mediante el sencillo artificio de decir “soy”, esto o aquello, e ilustrarlo –, los participantes corren, vuelan, nadan o simplemente se quedan inmóviles: “Soy Marcos / un humano […] sentado”, “Soy un árbol en el que crecen manzanas – dice Anahí –, / que no se mueve…” Otros niños, como si invocaran a sus dobles animales, se desdoblan en: “mariposa que vuela”, “gato que rasguña”, “pez que vive en el agua porque sí”, “tortuga verde en el mar”, “conejo feliz”, “mono araña…”; otros en frutas: “plátano dulce”, “manzana roja”, “guayaba con puntitos”; en accidentes geográficos: “cerro del Mechonchi”, “volcán que echa lava”, “río que nadie ensucia”; astros: “sol que alumbra la ciudad de mañana”, “luna que brilla”; u objetos: “lápiz que escribe”, “avión que vuela como las aves”, “bolsa que guarda las cosas de Lucero”.

Son notables las transformaciones que propician el viaje: “bicicleta que va a todas partes”,  “mariposa que viaja a Estados Unidos”, “princesa que va al D.F., a pasear”; la solidaridad: “caja para enviar cosas: calcetines, agua y lo necesario de México a Japón…”; e incluso la violencia, ejercida o recibida, que, de esta forma, se ve canalizada: “caballo que está en el cielo porque se murió de 6 balazos / y volverá para vengarse del caballo que lo mató”, “mariposa que vuela y todos la molestan / y atacan sus alas / y las dejan muy lastimadas…”

De estas metamorfosis, además de los textos y los dibujos, dan cuenta los retratos aquí incluidos, tomados por el fotógrafo Fernando Soto, que nos muestran, los rostros iluminados de la mayoría de los autores en pleno proceso creativo. Una sola de estas sonrisas vale más que mil palabras y hace que valga la pena el esfuerzo y el trabajo de todos los que participamos en la promoción cultural en pro de los niños y los jóvenes, que esto y mucho más se merecen. En este contexto es loable la valiosa labor que, desde la dirección de la Casa de Cultura de Atlacholoaya, realiza la maestra María del Socorro Patiño Aguirre, desde 2009, a favor de su comunidad y del cual esta edición es tan sólo una pequeña muestra, pues además de literatura y dibujo, la Casita de la Cultura – como también se le conoce a este remanso de paz – oferta talleres de música, danza, artes plásticas y teatro; amén del amor, el alivio y la alegría que recibimos todos los que hemos tenido el gusto y el honor de ser sus huéspedes.

Por ello, en la Fundación Noval para la cultura y las artes, A.C., cuyos principales objetivos son la promoción cultural entre los niños y jóvenes de comunidades vulnerables de Morelos y el trabajo en equipo con otros actores sociales con los que compartimos esta meta, nos congratulamos por formar parte de esta noble iniciativa, para que la infancia de Atlacholoaya y la de otras poblaciones morelenses tenga alicientes que la alejen de los vicios y la violencia, para que, a través de la creatividad, corra, vuele o nade, ¡ libre por las praderas de la imaginación !

María Helena Noval
Directora Ejecutiva